quarta-feira, 19 de junho de 2013

¿Carnavolción? (o "¿Qué pasa en Brasil?")


Leandro Cruz
martes, 18 de junio de 2013

En los últimos días, las fotos de las crecientes protestas en Brasil y la represión policial de estos actos democráticos han ganado el mundo, sobre todo gracias a las redes sociales y medios de comunicación independientes.Análisis de fuera demonstran de desinformación completa por las agencias de noticias internacionales, que en los últimos años venían reproduciendo el discurso de los medios de comunicación dominantes brasileños, tan corrupta y mentirosa como los políticos corruptos del país. Este discurso afirma que el país está viviendo un momento de supuesta inclusión social, democracia consolidada y "desarrollo", que se celebrará de manera espectacular en el Mundial el próximo año y los Juegos Olímpicos en 2016. El interés de las corporativas de comunicación de  todo el mundo en lucros publicitarios durante la cobertura de estos eventos callan a la prensa mundial para la dimensión real de los conflictos políticos y sociales que se producen en este estado oligarquico de dimensiones continentales.
La creciente tensión en las calles de las ciudades brasileñas entre el brazo armado del estado y la población civil no es una moda lanzada por Facebook o insatisfacción con los precios de los pasajes de autobús; aunque sea verdad que el gasto de un joven que utilice el transporte para ir y volver de la escuela y trabajar de lunes a viernesllegue a aproximadamente el 40% del mínimo sueldo mensual de 678 reales brasileños (equivalentes a US$ 313,04 o €234,66).
En los últimos años, Brasil se ha convertido en la sexta economía más grande del mundo bruta, pasando por delante del Reino Unido, sin embargo, esta fiesta es para unos pocos y las becas del gobierno que van desde 2 hasta 90 reales por familia sólo han servido para encubrir los índices de miseria y aliviar un poco las dificultades de un país en el que el precio de los alimentos se dispara, mientras que las grandes áreas fértiles del país se utilizan para producir bienes para la exportación. Con una de las mayores concentraciones de riqueza y la renta en el mundo, Brasil sigue amargando índices sociales dolorosos:
El octogésimo octavo país en Educación y octogésimo quinto lugar en el ranking del Índice de Desarrollo Humano. En Brasil hay 11,5 millones de personas que viven en asentamientos precarios (barrios, zancos, grutas, etc.). Más de la mitad no tienen saneamiento. Sólo el 10% de los trabajadores hizo la universidad. 23,4 niños mueren dentro de un año por cada mil nacidos (la situación es aún peor, pues muchos más mueren sin ni siquiera ser registrados) Para tener una idea mueren en Cuba es sólo el 6 por mil nacidos, en Suecia la tasa de mortalidad de niño es de 3 por mil. La población del cárcel brasileños está por medio millón, el más grande en el mundo. Sin embargo, los índices de violencia en Brasil son muy altos, debido a las severas condiciones sociales, de vivienda, alimentación y adicción a las drogas (especialmente en los estratos más miserables que no tienes acceso a ningún tipo de tratamiento). Es EVIDENTE que el aumento del gasto en policía no resuelven estos problemas.
La policía del estado, militarizada, no disfruta hace mucho de la confianza de los ciudadanos. Además de la extrema violencia y abuso de autoridad común en estas corporaciones, la corrupción es endémica en todos los niveles. Los soldados cobran sobornos para liberar a los vendedores ambulantes, los conductores atrapados en el bombardeo, o jóvenes víctimas de falsos flagrantes de drogas; En puestos más altos, coroneles y secretarios ponen el aparato de violencia de la seguridad Del estado en el servicio del capital privado. Ejemplos recientes de esto son la expropiación de grandes zonas residenciales o tierras indígenas para la construcción de obras para el Mundial, que sólo favorecen a los grandes contratistas y los patrocinadores del evento (que deberían ser  boicoteados en todo el mundo).
Mientras tanto, el gobierno federal envió tropas a las tierras de los pueblos indígenas, con el fin de destruir los bosques y ríos que habitan para la ejecución de proyectos hidroeléctricos y de minería que solo interesan a las multinacionales de eso sector y no al pueblo de Brasil. No hubo consulta a la gente en estos esfuerzos militares en contra nuestros hermanos indígenas. Esas tropas no nos representan. Es como si vivimos nuestra Vietnam dentro de nuestras fronteras.
La explotación laboral, condiciones del transporte pobres, de la salud y de la educación, desgracias que sienten todos los brasileños de una manera o otra, los programas pueden parecer aislados, sino que son el resultado de un problema fuente, el sistema político brasileño, profundamente corrupto y controlado por los intereses financieros de un muy pequeño grupo de personas, la más rica y sin carácter del país. La gente está indignada por todas estas cosas, pero ya saben que en el fondo todo es el resultado del hecho de que el dinero  manda en la política.
El sistema representativo es una farsa, para que alguien sea elegido necesita grandes cantidades de dinero y tiempo de exposición en la televisión. Y es así, quién consigue ocupar un cargo público sólo representa sus propios intereses y sus patrocinadores.
Brasil perdió la confianza en la clase política, el sistema político y los partidos políticos, aunque estas personas no estén seguras de lo que podría poner todo en el lugar. Algunas de las ideas que ya aparecen en algunos pósters en las calles o discursos en las redes sociales, como la democracia directa, o una mayor autonomía regional para el manejo de los fondos obtenidos (Brasil es uno de los países con la presión fiscal más alta del mundo), con la participación de la población en la gestión de estos recursos . No faltan aquellos que asisten a las manifestaciones con banderas negras y rojas que piden incluso el fin del Estado. También están los jóvenes más exaltados, especialmente de los suburbios, que sufren a diario de forma más truculenta en la mano de la policía y los escuadrones de la muerte (formados por la policía), quieren justicia para sus familiares y amigos muertos y humillados, una justicia que el sistema no va a ofrecer.
Las protestas "para un mejor transporte" dieron a los brasileños en las últimas semanas la sensación de no estar solos y la certeza de que la unión con la gente puede adquirir un poder capaz de superar incluso las instituciones del Estado NADA DEMOCRÁTICAS y soñar con un país sin privilegios para la clase política, con una redistribución de la riqueza y de los servicios públicos gestionados con eficacia, sin los desagües de la corrupción y el intercambio de favores políticos y financieros.
Si la revuelta es mayor que los  20 centavos más en la tarifa de autobús y mayor hasta que las decenas de miles de millones de dólares en dinero público gastado para realizar el Mundial y los Juegos Olímpicos de 2016, se espera que los resultados de ese momento histórico en que la gente comienza a descubrir su propio poder sean mayores que la derogación del aumento.
Del mismo modo que las manifestaciones no tienen líderes, ni tienen un "demonio" definido como se sucedió, por ejemplo, en la Media Revolución Egipcia. La gente parece estar cansada de tratar de arreglar el país simplemente cambiando los corruptos, en las elecciones a cada cuatro años o por demandas que siempre terminan "en pizza"*. El propio sistema es corrupto y carente de control social, de modo que este sistema no proporciona las herramientas para reparar a sí mismo. Sin embargo, las personas deben estar conscientes y participar directamente en todo proceso de ruptura o refuerza institucional, de modo que aquello que venga a  limitarlo sea la voluntad de la gente en las calles y los ideales de la autogestión, la horizontalidad, la no violencia, la democracia, el respeto y la justicia. No podemos aceptar la militarización de la cuestión, no podemos aceptar golpes como la derecha militar, los medios de comunicación y los representantes rurales pueden llegar a intentar, ni tolerar ningún oportunismo electoralista de ninguno acaparador (no del viejo partido de izquierda, ni de la derecha).
Tomar el campo puede ser absolutamente cualquier cosa que cualquiera puede hacer con un pequeño gesto por el colectivo: el ciudadano que sale a la calle, el residente de la vecindad que libera la señal del internet para transmisiones independientes de las protestas, el estudiante de enfermería que presta ayuda los heridos en las calles si hay conflictos, las personas que comparten la comida con los campistas; el brasileño residentes en el exterior que alienta a las personas de otros países a boicotear a los patrocinadores del Mundial, el policía que se niega a cometer actos de violencia contra su propio pueblo y renuncia a su puesto de trabajo si fuera necesario para no pagar el papel odioso como herir personas honestas y honrada de defender a una clase política y económica tan vil.

La Carnavolución, el levantamiento satyagrahi*** más multicultural y colorido del mundo, parece que se acaba de empezar y es mucho más importante para nosotros que nuestra selección nacional de fútbol ganar un sexto bordado de estrella en la camisa.

Leandro Cruz es un historiador, periodista y autor del libro "Capitalismo: la religión mundial"
 http://www.sendspace.com/file/b32xtk

Notas:
- * "terminar en pizza", es una expresión brasileña para definir los resultados de las investigaciones y actuaciones judiciales contra políticos que tradicionalmente salen impunes.
- ** "Millones en acción" se refiere a la música tradicional para apoyar a la selección brasileña durante las competiciones internacionales de fútbol
- *** "Satyagrahi"en referencia a la Satyagraha (en sánscrito "fuerza de la verdad"), la estrategia de la lucha popular predicada por Gandhi, que defiende la intransigencia en la defensa de las causas justas, la desobediencia civil, pero la negativa completa a utilizar de la violencia, aunque el acto opresivo sea violento. El método teorizado y aplicado por Gandhi durante la independencia de la India fue en parte inspirada por las ideas de Thoreau, Tolstoi y Jesús.

Um comentário:

  1. César Muñoz Jiménez19 de junho de 2013 18:55

    Información objetiva que me envía un amigo brasileño...
    REVOLUCIÓN CARNAVALESCA PACÍFICA...
    Tendríamos que reunirnos la sociedad civil democrática, honrada, que somos muchos más y plantarnos organizada y coordinadamente, sumando pequeñas plataformas, provocando cambios, generando suma de pequeños NUEVOS...Cada una, cada uno en su radio de acción cotidiana...
    Creo...

    ResponderExcluir